Reset Password

  • Cambio de Moneda

Búsqueda Avanzada
Your search results
mayo 8, 2018

Historia de Ibiza

HISTORIA DE IBIZA

Primeros descubrimientos

De una antigüedad de 223 millones de años existen en la isla formaciones rocosas, época en la que no existía el Mar Mediterráneo sino que otro mar , mucho más grande que el actual, que cubría parte de lo que hoy son las Baleares, era el Mar Masajeas. Una vez que se acercaron las placas de África y Europa, esto sucedió hace 65 millones de años, se creó la cordillera Bética, de la cual Ibiza forma parte. 

Hace unos 15 millones de años fue la última fase de plegamientos y es en esta época cuando nacen las islas Pitiusas. En Ibiza hay sedimentos de los períodos secundario, terciario y cuaternario. Hace unos 8000 años en la Edad de Piedra, llegaron los primeros colonizadores, de esta época tenemos el monumento Can Sargent, (entre la costa y el aeropuerto). La historia de Ibiza comienza a escribirse 1600 años antes de Cristo, donde se construyeron unos rudimentarios poblados, a base de grandes círculos de piedra, como los de las laderas del Cap d’ es Llibrell en Santa Eulalia.

 

La fundación de Ibiza

La isla fue ocupada por muchas civilizaciones y pueblos quienes impusieron su cultura y organización en ella. Si bien no fue hasta el 654 en que Cartago funda Ebusus = Ibiza, siendo Diodoro Sículo quien nos proporcione la primera referencia ya que llama a la isla Pitiusa a causa de la multitud de pinos que en ella crecen. Con los fenicios floreció la cultura y la economía. El mayor Museo Púnico del Mundo se encuentra en Ibiza, Museo Puig des Molins. Se construyeron las instalaciones para la explotación de sal y probablemente las minas de plomo de San Carlos. 

Los cartaginenses de Ibiza habían salido de Fenicia, eran muy buenos comerciantes, de esta época tenemos los siguientes yacimientos: Puig d’es Molins en Ibiza capital, Ca’n Sora en San José, Es Curieram en San Vicente, este último es el templo de la diosa TANIT. Después, y tras la dominación romana, la ciudad de Ibiza consigue el título de Ciudad Confederada, de esta civilización nos queda el acueducto de S’argamasa, en Santa Eulalia y las estatuas que estaban, hasta hace poco, en la puerta de entrada a D’alt Vila, ahora se encuentran en el Museo Arqueológico. 

Tras la caída de Cartago en el 146 a.C. y hasta el 70 d.C., Ibiza se convirtió en centro de piratas, motivo por el cua Roma decidió ocuparla y en el año 70 fue incorporada a Hispania con el nombre de Ebusus.

En el 426 d. C, Ebusus fue devastada por los vándalos de Genserico que la incorporó a su imperio norteafricano. En el 554 pasó a manos bizantinas.

Ibiza ciudad al anochecer

De 902 al 1229 Ibiza estuvo bajo el dominio musulmán con la denominación de Yebisah. Al comienzo de este dominio la isla dependía del emirato de Córdoba y, más tarde, del reino Taifa de Denia, hasta que en el 1080 el reino moro de Baleares se declaró independiente.

La isla alcanzaría su apogeo económico en los siglos XI y XII.

En 1114 fue ocupada por las tropas de la República de Pisa y las catalanas del conde Ramón Barenguer III, con escaso éxito pero con un gran botín, pues tuvieron que huir tras pedir los musulmanes ayuda a los almorávides.

En 1235 Gillerm de Montgrí, con el beneplácito del rey Jaume I de Aragón el Conquistador, tomó la isla para la Corona de Aragón y expulsó o esclavizó a la población musulmana, repoblando la isla con gente del Ampurdán, Barcelona y Tarragona.

El rey Jaume II de Mallorca otorgó a Ibiza un gobierno municipal que perduraría hasta los Decretos de Insaculación de 1454.

 Durante los siglos medievales surgieron nuevos edificios, tanto de carácter civil como religioso. En la parte más alta de la ciudad se instaló la sede de la Universidad y junto a ella la Capilla del Salvador, y la Cúria. En cuanto a la iglesia de Santa Maria fue ampliada con la construcción del ábside gótico y la torre del Campanario. Estas edificaciones se dispusieron en torno al cementerio, que hasta el siglo XVII ocupó la actual plaza de la catedral. Por su parte, el recinto del castillo-almudaina fue adaptado a las nuevas necesidades militares y políticas, siendo la residencia habitual de los representantes feudales y gobernadores.

 

La llegada de la decadencia

Durante los siglos XVI y XVII en Ibiza se fue creando una clase mercantil y aristocrática y otra en el campo que se fue empobreciendo paulatinamente debido a las pestes y las sequías.

En 1522 las germanías de Mallorca intervinieron la ciudad, entrando Ibiza en un periodo de miseria endémica, acrecentada por el cambio de rutas hacia el Atlántico a partir de los descubrimientos de 1492, por los ataques de los turcos en 1536 y por la gran peste de 1652.Tras la Guerra de Sucesión a la Corona española entre austriacos y borbones, el rey Felipe V despojó a Ibiza, por su apoyo a los perdedores austriacos, de las rentas de sus salinas, explotadas desde la época de los cartagineses, y suprimió sus órganos de gobierno tras promulgarse el Decreto de Nueva Planta.

El empobrecimiento de la isla continuó durante todo el siglo XVIII, pese a la creciente actividad naviera por el auge de los corsarios y al importante cultivo del almendro. Las diferencias entre los habitantes de la ciudad de Ibiza y el campesinado fueron a más y, a principios del siglo XIX, las tensiones sociales estallaron. Los payeses armados fueron contra la ciudad, aunque fueron derrotados y juzgados sumariamente en 1824. En tiempos de la Restauración, tras nuevas movilizaciones, muchos campesinos fueron expulsados de la isla. 

A finales del XIX se produjeron tres hechos importantes para la ciudad: la demolición de la segunda estacada, permitiendo el crecimiento urbano a la zona de Vara de Rey; la construcción de nuevas carreteras y la ejecución de las obras del puerto, que favorecieron el aumento de las comunicaciones marítimas con la Península y Palma de Mallorca, incidiendo positivamente en la vida urbana y rural de la isla. 

A partir de 1868 Ibiza se benefició de la aportación de los capitales procedentes de Cuba y del establecimiento de los servicios regulares de barcos con la península, iniciándose una lenta recuperación hasta la Guerra Civil. Durante la Guerra Civil Ibiza sufrió los ataques de ambos bandos con más perdidas personales que materiales.

A partir de 1960 en Ibiza, como en todas las Baleares, comenzó un frenético crecimiento turístico que aquí tuvo personalidad propia, con el movimiento hippie, y que con el tiempo derivaría en un turismo joven y discotequero, convirtiéndose en la capital de la fiesta joven en Europa.
Amnesia Ibiza

La belleza y el clima de la isla, con preciosas calas y playas, ha hecho que el turismo haya traído gran riqueza a la isla y, de hecho, se haya convertido en un monocultivo, junto al de la construcción.

En la actualidad Ibiza sigue siendo sinónimo de fiesta y vida nocturna. En ella se encuentran las mejores discotecas del mundo, motivo por el cual numerosas líneas de bajo coste ofrecen viajes desde todos los puntos del continente durante toda la temporada estival.

Categoría: Ibiza

Leave a Reply

Su correo electrónico no será publicado-